CURRÍCULUM   ARTÍCULOS   CONTACTO



 

La glutamina; un aminoácido muy especial.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Desde un punto de vista estricto, la verdad es que nuestras vidas están llenas de peligros para nuestra salud, aparentemente inocuos. El fumar, beber, el estrés, la contaminación, los aditivos y el consumir alimentos que han perdido mucho de su bondad por su procesamiento, puede llevarnos a sufrir una o varias enfermedades relacionadas con una deficiencia nutricional, no importa qué tanto y qué tan bien parezca que nos alimentamos.
Afortunadamente los aminoácidos en forma libre, no son afectados por estos problemas y nos asegurarán que nuestro cuerpo recibirá toda su nutrición completa y adecuada. Si los aminoácidos se toman con su cofactores, como son las vitaminas y los minerales, serán fácilmente absorbidos y nos darán un efectivo apoyo nutricional.
En realidad, los aminoácidos son alimentos - alimentos en su forma más simple y pura.
La palabra aminoácido en forma libre, nos dice que las moléculas de un complemento de aminoácidos han sido extraidas - literalmente liberadas - de las cadenas proteícas de los alimentos tales como las melazas y la soya; en lugar de ser producidos en serie por alguna mezcla compleja de substancias químicas de laboratorio.
Esta aclaración es muy importante para aquellas personas que son muy cuidadosas cuando van a tomar algún medicamento porque saben que, muchos de ellos reprimen la fisiología natural del cuerpo. Además, para los que son vegetarianos, esto les asegura que pueden consumir los aminoácidos - la fuente más pura de proteínas - sin el riesgo de comer productos que contengan carne en forma inadvertida.
Los aminoácidos, se presentan en 3 formas: la forma "L", la forma "D" y la forma "DL". Los aminoácidos "L " se utilizan en el cuerpo directamente como proteínas; son fácilmente absorbidos y útiles biológicamente. Los aminoácidos "'D" deben de ser convertidos por el cuerpo antes de que puedan ser utilizados. Generalmente consumiremos sólo complementos que contengan aminoácidos en forma "L".
En la medicina, como en todas las ciencias, existen casos curiosos que de acuerdo al avance de las mismas, los conceptos del pasado son modificados según el conocimiento actual.
Durante muchos años, la glutamina fue considerada como un aminoácido no esencial. La investigación ha hecho que recientemente se cambie este punto de vista y desde 1980, la glutamina es considerada un aminoácido condicionalmente esencial. Esto significa que bajo condiciones normales el cuerpo puede sintetizar cantidades adecuadas de este aminoácido. Pero a veces con el estrés, como en el caso de una enfermedad, una dieta, fiebre o inclusive quimioterapia, el cuerpo no puede hacer tanta como la que requiere. Se debe de tomar una cantidad adicional del aminoácido para prevenir una deficiencia.
La energía en exceso por la ingestión de alimentos con carbohidratos y proteinas es almacenada en el cuerpo, como grasa. La forma de almacenamiento de los carbohidratos es el glucógeno. Las grasas también sirven como fundamento estructural de muchas hormonas en el cuerpo, tales como el cortisol, la hormona del estrés y los estrógenos, la hormona femenina.
Los aminoácidos, los cuales derivan de las proteinas son diferentes de los carbohidratos y las grasas porque además de contener carbono, hidrógeno y oxígeno, también contienen un átomo de nitrógeno, el cual es una estructura altamente específica. La glutamina además contiene dos átomos de nitrógeno. Este nitrógeno extra puede ser el factor más responsable de esta peculiaridad de la glutamina.
En la jerga científica, la glutamina se conoce como un transportador de nitrógeno, es decir, una substancia que recoge y libera el nitrógeno alrededor del cuerpo.
A través de este proceso de transportar nitrógeno de tejido en tejido, la glutamina trabaja en varios sitios; en tales tareas como limpiar de desperdicios venenosos como el amoníaco; agregar un átomo de nitrógeno para hacer ADN, el material genético de la vida y construir músculo.
Hace ya aproximadamente 25 años, se descubrió que la glutamina y no la glucosa es el nutriente más importante para el tracto intestinal. También sabemos desde hace tiempo que durante el estrés asociado con una enfermedad, el cuerpo desbarata su propio músculo y produce grandes cantidades de glutamina. Luego este aminoácido es transportado a través del torrente sanguíneo a los sitios donde es más necesitado - el riñón, los intestinos, el hígado, y las células del sistema inmunológico - para ayudar en las funciones especializadas de combatir la enfermedad y reparar el cuerpo.
Todas estas funciones se realizan a expensas de desbaratar el músculo. No es sorpresa que la debilidad y la pérdida de la masa muscular ocurran tan comúnmente después de una enfermedad.
Varios estudios, incluyendo los nuestros en la Universidad de Guadalajara, han demostrado que cuando se administra la hormona del estrés, hay un aumento rápido de la degradación del tejido muscular y en la liberación de aminoácidos de los músculos. La cantidad del aminoácido liberado de las piernas aumenta hasta casi tres veces. También se ha demostrado que la glutamina es utilizada por los músculos conforme se degradan.
Es muy importante aclarar lo que la glutamina no es, para evitar confusiones. La glutamina no es gluten, ni glutamato, ni ácido glutámico, tampoco es glutation ni glutamato monosódico.
De hecho, la glutamina es el aminoácido libre más común en el cuerpo, siendo aproximadamente el 60 % de todos los aminoácidos libres.
Además, la glutamina se encuentra en una concentración extremadamente alta en el torrente sanguíneo. Aunque se considera que la glutamina está en un alto nivel en el plasma, su cocentración ahí es solamente una trigésima parte de la concentración de la glutamina intracelular.
Cuando se miden simultáneamente las concentraciones de glutamina en músculo y en sangre, las concentraciones pueden ser muy bajas en el músculo pero no en la sangre.
Sin embargo, si los niveles sanguíneos de glutamina son bajos, es una indicación segura de que el individuo tiene una deficiencia de glutamina.
Cuando los individuos están metabólicamente estresados, se hacen catabólicos, lo cual quiere decir que el tejido se está degradando. La gente puede hacerse catabólica en una diversidad de formas, por ejemplo, por la dieta, por una lesión, por una gripa, por ayuno o quemaduras. Cuando uno usa esteróides como la prednisona o realiza gran actividad física, también se produce un estrés metabólico. Cuando un individuo está metabolicamente estresado el músculo produce mucho más glutamina para mantener los niveles sanguíneos. Sin embargo, la concentración de glutamina dentro de las células musculares puede caer en un 50%. Si no se toma suficiente proteína a través del alimento para satisfacer las necesidades del cuerpo, el músculo empieza a degradarse para suministrarle glutamina al cuerpo. Esta glutamina es entonces transportada a través del torrente sanguíneo para promover la curación de heridas, para ayudar a las células a defenderse de una infección o para apoyar el tracto gastrointestinal.
Ahora sabemos que hay otras situaciones interesantes, tales como las quemaduras que depletan a la glutamina intracelular hasta niveles muy bajos. Se ha encontrado que durante el ayuno muy prolongado, los niveles de glutamina en sangre no pueden ser mantenidos y con el tiempo, la sangre también tiene niveles bajos de glutamina.
La enzima glutamino sintetasa, la cual está contenida en altos niveles en el músculo, se activa cuando el cuerpo necesita más glutamina.
Comúnmente, esta enzima se activa cuando una persona hospitalizada tiene órdenes del médico de no recibir nada por vía oral. Generalmente no se da de comer al paciente y se le aplican soluciones intravenosas.
Desde hace mucho tiempo se ha reconocido que hay una atrofia rápida del tejido muscular durante una enfermedad o en la hospitalización prolongada.
La solución que se administra a los pacientes internados se conoce como nutrición parenteral total. Sin embargo, a pesar de que los pacientes reciben muchas veces el doble de los requerimentos normales en calorías y proteínas, desafortunadamente no se puede prevenir la degradación muscular.
A varios pacientes que en el Programa de Estudios de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara les hemos administrado después de una cirugía, las soluciones de nutrición parenteral total normal, hemos encontrado esta degradación muscular. En cambio, a un grupo de pacientes postquirúrgicos que les administramos una solución de nutrición parentenral total con glutamina; encontramos que tuvieron una disminución significativamente menor en las concentraciones de glutamina intracelular, tuvieron una síntesis mejorada de la proteína muscular y tuvieron menos pérdida de la proteina total corporal que el grupo que no recibió glutamina.
La glutamina también puede ser útil en el atletismo. La razón es que los atletas pueden perder masa muscular o no la ganan debido a la acidosis causada por el ejercicio fuerte. El ejercicio causa que se produzcan reacciones metabólicas y que se genere un sobrante de ácido en el cuerpo. Después del ejercicio, el cuerpo compensa la acidez y se deshace de los residuos ácidos a través de la acción de la glutamina en los riñones. Por eso, muchos atletas usan la glutamina como complemento alimenticio.
La glutamina formada de la degradación muscular va a los riñones y dona una molécula para neutralizar la carga positiva del ácido. Un estudio reciente en animales reveló que la glutamina complementaria puede prevenir la acidosis y reduce la degradación muscular.
Los complementos de proteina en polvo, muy apreciados por los atletas no contienen glutamina. Si uno observa la etiqueta, la abreviatura usada en Glu, es decir glutamato y no glutamina, que sería Gln. Es importante recalcar que hay una gran diferencia. La glutamina contiene el nitrógeno extra que le da sus propiedades especiales; el glutamato no. La glutamina no se encuentra en estos productos porque se usa calor durante el procesamiento de estos complementos en polvo y la glutamina es destruida a altas temperaturas.
En una muestra de investigación, unos animales de experimentación fueron alimentados exclusivamente a través de nutrición parenteral total sin glutamina es decir, la misma solución que se usa hoy en los hospitales. Tal y como se esperaba, el epitelio de la mucosa intestinal de los animales mostró una atrofia importante.
Pero cuando se le agregó glutamina a la solución, la cantidad de atrofia disminuyó a la mitad. En otro estudio se incluyó la quimioterapia, la cual, se usa para el tratamiento del cáncer. Básicamente, la quimioterapia trabaja contra el crecimiento canceroso al destruir rápidamente a las células que están creciendo. Sin embargo, la quimioterapia ataca y destruye no sólo a las células malignas sino también a las células del tracto intestinal, las cuales son las células que crecen más rápidamente en el cuerpo. Esto influye mucho en las náuseas, vómitos y diarrea sufridos por la gente que está siendo tratada de cáncer.
Se intentó ver si se podría proteger el tracto gastrointestinal de la destrucción causada por los medicamentos de la quimioterapia. Así que se le dió a animales experimentales, dosis extremadamente altas de 5 flouroracil (5-Fu) o metrotexate (MTX), dos fármacos de quimioterapia. Algunos de estos animales también recibieron glutamina. Cuando se le hizo la autopsia a los animales, aquellos que recibieron la glutamina, tuvieron un epitelio intestinal significativamente más sano, que los animales que no recibieron glutamina. La glutamina protegió a los animales de los efectos colaterales tóxicos de los fármacos. Al intestino de los animales que recibieron glutamina, no sólo les fue mejor, sino que muchos animales que no recibieron la glutamina murieron. Los resultados fueron muy semejantes cuando los animales recibieron radioterapia en altas dosis, similares a aquellas que frecuentemente se les dan a los pacientes con cáncer en la cavidad abdominal.
En el Japón se descubrió que la glutamina es una medicina antiulcerosa efectiva para el estómago. Es muy popular en aquellas regiones del mundo. Inclusive algunos científicos consideran que en la actualidad, es el medicamento más efectivo para este problema.
Entre otras ventajas que tiene la glutamina es que disminuye la pérdida de electrolitos y agua de los intestinos durante la diarrea.
Como ya lo mencioné, el músculo produce glutamina a través de la acción de la enzima glutamino sintetasa y el intestino consume la glutamina a través de la acción de la enzima glutaminasa. En cambio con el hígado, la situación es diferente, ya que es un productor de glutamina y al mismo tiempo es un consumidor.
Se sabe que el hígado nos desintoxica de muchos compuestos dañinos. Para este proceso de desintoxicación, usa mecanismos metabólicos muy importantes pero confía especialmente en el glutatión. El glutatión es manufacturado en el hígado de tres aminoácidos, el glutamato, la cisteína y la glicina. La porción de glutamato del compuesto del glutatión se deriva en mayor parte de la glutamina. El hígado es el órgano que contiene el suministro más abundante del glutatión en el cuerpo.
El uso del glutatión como un antioxidante ha sido descrito en numerosos artículos científicos pero rara vez se menciona a la glutamina. Desafortunadamente el glutatión es muy caro para tomarse en forma oral. En cambio, la glutamina no lo es. La glutamina es relativamente barata y muy accesible y mejorá muchísimo la producción corporal de glutatión. Además, la gente que toma glutamina por sus propiedades antioxidantes, también recibe los otros beneficios de este importante aminoácido, como es el aumento de músculo, y el estímulo inmunológico.
En un estudio clínico se encontró que la concentración de glutamina en la sangre de pacientes quemados fue de 58 por ciento más baja que la concentración de glutamina en la sangre de individuos normales no quemados.
Se observó que esta disminución permaneció así durante 21 días. Muchos científicos especulan que la disminución de glutamina sanguínea puede ser un factor crítico en la inmunosupresión que ocurre en los pacientes que han sufrido una quemadura grande.
Las enfermedades autoinmunes son muy comunes en nuestros días y aunque estas enfermedades pueden ser controladas con fármacos inmunosupresores, este control se logra pagando el paciente un alto precio en efectos colaterales indeseables. La ciencia ha pasado muchos años tratando de encontrar la razón por la cual el sistema inmunológico se ataca a sí mismo. En la actualidad, se cree que la respuesta yace en un grupo de substancias químicas en el cuerpo conocidas como citoquinas. Estas substancias químicas son liberadas de los glóbulos blancos (como los macrófagos). Algunos ejemplos de las citoquinas son el FNT (Factor de Necrosis Tumoral) y la interleuquina-6 (IL-6), pero los nombres específicos no son tan importantes como las reacciones generales que pueden producir en el cuerpo. En general, una pequeña producción de citoquinas es una cosa positiva porque las citoquinas atraen a las células inmunológicas hacia una lesión o inflamación, mejoran la función y proliferación de las células inmunológicas, que armonizan la curación y reparación del área dañada o inflamada. En caso de que la producción de citoquinas sea enorme, entonces se pueden hacer muy destructivas. Se produce una cascada de reacciones, generando una mayor y mayor producción de citoquinas, todas ellas causando inflamación y dolor y destruyen el tejido corporal. Durante los últimos años, estos compuestos han producido gran interés en los investigadores médicos y por eso han profundizado su entendimiento de lo que sucede en el cuerpo durante la enfermedad, la lesión, la infección, el estrés y las enfermedades autoinmunes. Este conocimiento también es importante para reconocer cómo se dispara y se detiene el sistema de las citoquinas. Las gentes con una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide (o el lupus eritomatoso, la psoriasis, tiroiditis, diabetes, etc.) aunque estén bajo un excelente control, tienen una producción 50% mayor de citoquinas en las células cirulantes de su sangre que la gente que no tiene enfermedades autoinmunes. En la presencia de este exceso de citoquinas, sus necesidades calóricas básicas son mayores, pero por sus altos niveles de citoquinas, tienen apetitos disminuidos, tienen dolor crónico en el sitio de la inflamación y tienen una degradación muscular aumentada por la producción de citoquinas, por los esteroides usados como tratamiento, y por la falta de ingesta adecuada debido a la falta de apetito.
Se ha descubierto ahora que la glutamina, al contribuir a la producción de glutatión puede detener la producción de citoquinas cuando son sintetizadas en cantidades dañinas al cuerpo. Además, la glutamina mejora el crecimiento del músculo y previene la degradación posterior del músculo en animales y humanos expuestos a las hormonas del estrés como la prednisona. Cualquier paciente con tratamiento de prednisona testificará fácilmente sobre la fatiga que acompaña a esta terapia. La glutamina podría ser un beneficio verdadero para la gente con enfermedades autoinmunes y sobre todo si toma esteroides.
Así como la glutamina es el aminoácido libre más abundante en el plasma sanguíneo, de la misma manera es el aminoácido libre más abundante en el líquido cefalorraquídeo ( el líquido que rodea la espina y el cerebro). La glutamina es el precursor de dos importantes neurotransmisores - el neurotransmisor excitatorio, el ácido glutámico y el neurotransmisor inhibidor, el ácido gamma amino butírico (GABA). Los neurotransmisores son substancias que son depositadas al final de una célula nerviosa y recogida por la siguiente célula nerviosa para mandar los impulsos nerviosos a través de todo el cerebro y el tejido nervioso en el cuerpo.
Uno de los estudios iniciales sobre el papel de la glutamina en el cerebro se relacionó con su potencial para refrenar la adicción al alcohol. En un grupo de 82 alcohólicos que tratamos con la l-glutamina, logramos un éxito en una mejoría definitiva o un control de la adicción, en un 75 % de casos. Se requiere mayor investigación, pero de acuerdo a nuestra experiencia la base teórica puede relacionarse con el metabolismo del azúcar, ya que la glutamina puede proporcionar la energía adecuada para el cerebro en ausencia de la glucosa. Sería bueno que alguna institución como AA se coordinara con nosotros para continuar nuestras investigaciones en relación a la efectividad de la glutamina para dejar el alcoholismo.
De hecho en Japón la mayoría de la gente toma un tableta que contiene glutamina cuando saben que beberán alcohol. Esta tableta se considera un preventivo de la famosa "cruda".
En un estudio clínico realizado en el Programa de Estudios de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara, la glutamina también se probó en niños intelectualmente dañados. Se demostró que aumenta el coeficiente intelectual de los niños mentalmente dañados, quienes fueron comparados con un grupo control probado de forma similar.
Por otro lado, les dimos pequeñas cantidades de glutamina a individuos con depresión. Los resultados revelaron claras propiedades antidepresivas.
Desafortunadamente los alimentos no son una buena fuente de glutamina. Como la mayoría de la gente se podrá imaginar, los alimentos más altos en glutamina son el músculo (la carne, el pollo y el pescado) y los huevos. Además, el calor rápidamente degrada a la glutamina, así que la carne, el pescado, el pollo y los huevos contienen cantidades aún más bajas del aminoácido que los alimentos crudos.
Dentro de algunos años todos los hospitales probablemente estarán utilizando este nutriente especial para ayudar a prevenir las infecciones a las cuales tantos pacientes son susceptibles.
La glutamina, como complemento dietético debe de tomarse con alimentos o líquidos fríos o a la temperatura ambiental. Nunca debe de agregarse a alimentos que estén calientes o que sean muy ácidos, como el vinagre.
El uso de la glutamina debe de ser evitado por pacientes con insuficiencia renal crónica. De igual forma, los pacientes con enfermedad hepática severa deben evitar los complementos que contengan glutamina.
Algunas personas pueden preguntarse si la glutamina tiene relación con el glutamato monosódico y el síndrome del Restaurante Chino. La respuesta es que no. El glutamato monosódico es un saborizante y no tiene relación con la glutamina.
Cuando se toma glutatión (por su acción antioxidante) oralmente, es inefectivo porque se absorbe directamente en los enterocitos (las células de los intestinos) y es degradado en sus partes componentes.
Los niveles de glutamina sanguíneos pueden ser normales cuando los niveles corporales totales están bajos. El músculo descarga glutamina en el torrente sanguíneo en tiempos de estrés para ayudar a mantener niveles sanguíneos normales de glutamina, pero los niveles de glutamina muscular se depletan.
La glutamina tiene un efecto colateral que podría molestar a algunas personas. Una función principal de la glutamina es ayudar a transportar el agua desde adentro del colon hacia el cuerpo. Esto es muy benéfico para alguien que tiene diarrea, pero puede ser un problema para los individuos que no tienen diarrea o que son propensos al estreñimiento.

REFERENCIAS.

1.- Newsholme, E.A., M. Parry Billings. "Propierties of Glutamine Release from Muscle and its importance for the immune system". JPEN 14 (suppl 4) 1990:63-67.
2.- Rennie, M.J. et al. "Skeletal Muscle Glutamine Transport, Intramuscular Glutamine Concentration, and Muscle Protein Turnnover. Metabolism 38 (1989): 47-51.
3.- Kabelic, T., et al. "Suppression of Human Immunodeficiency Virus Expression in Chronically Infected Monocyte Cells by Glutathione, Glutathione Ester, and N-Acetylcysteine." Proc Natl Acad Sci USA 88 (1991): 986-990.
4.- Stehle, P., et al. "Effects of Parenteral Glutamine Peptide Supplements on Muscle Glutamine and Nitrogen Balance After Major Surgery." Lancet i (1989): 231-233.
5.- Ardawi, M.S.M., E.A. Newsholme. "Glutamine, the Immune System, and the Intestine." J Lab Clin Med 115 (1990): 654-655.
6.- Hammarqvist, F., et al. "Addition of Glutamine to Total Parenteral Nutrition After Elective Abdominal Surgery Spares Free Glutamine in Muscle, Counteracts the Fall in Muscle Protein Synthesis, and Improves Nitrogen Balance." Ann Surgery 209 (1989): 455-461
7.- Helton, W.S., R.J. Smith, J. Rounds, D.W. Wilmore, "Glutamine Prevents Pancreatic Atrophy and Fatty Liver During Elemental Feeding." J. Surg Res 48 (1990) 297-303.
8.- Klimberg, V.S., et al. "Prophylactic Glutamine Protects the Intestinal Mucosa From Radiation Injury." Cancer 66 (1990): 62-68.
9.- Hong, R. W., J.D. Rounds, W.S. Helton, M.K. Robinson, D.W. Wilmore. "Glutamine Preserves Liver Glutathione After Lethal Hepatic Injury." Ann Surg 215 (1992): 114-119.
10.- Hong, R. W., M.K. Robinson, J.D. Rounds, D.W. Wilmore. "Glutamine Protects the Liver Following Corynebacterium Parvum/Endotoxin-Induced Hepatic Necrosis." Surg Forum 42 (1991) : 1-3.
11.- Rogers, L.L., R. B. Pelton. "Glutamine in the Treatment of Alcoholism". Quart St 18 (1957): 581-587.
12.- Rogers, L.L., R.B. Pelton. "Effects of Glutamine on IQ Scores of Mentally Deficient Children." Tex Rep Biol Med 15 (1957): 84-90.
13.- Cocchi, R. "Antidepressive Properties of L-Glutamine." Acta Psychiatr Belg 76 (1976): 658-666.
14.- Klimberg, V.S., et al. "Glutamine Facilitates Chemotherapy While Reducing Toxicity." JPEN 16 (suppl 1) (1992) : 83S-87S.
15.- Meydani, S.N., et al. "Vitamin E Supplementation Enhances Cell-Mediated Immunity in Healthy Elderly." Am J Clin Nutr 52 (1990): 557-563.
16.- Stampfer, M.J., C.H. Hennekens, J.E. Manson, G.A.Colditz, B. Rosner. "Vitamin E Consumption and the Risk of Coronary Heart Disease in Women." N Engl J Med 328 (1993): 1444-1449.
17.- Rimm, E.B. et al. "Vitamin E Consumption and the Risk of Coronary Heart Disease in Men." N. Engl J Med 328 (1993): 1450-1456.
18.- Varma, S.D. "Scientific Basis for Medical Therapy of Cataracts by Antioxidants." Am J Clin Nutr 53 (1991): 335S-345S.
19.- Dorgan, J.F., A. Schatzkin, "Antioxidant Micronutrients in Cancer Prevention." Hematol Oncol Clin North Am 5 (1991): 43-68.
20.- Ziegler, T.R. et al. "Safety and Metabolic Effects of L-Glutamine Administration in Humans." JPEN 14 (1990): 137S-146S.
21.- Solórzano del Río, H. Seminario sobre el uso terapéutico de los aminoácidos, Academia Mexicana de Medicinas Alternativas, 1993.
22.- Solórzano del Río, H., Curso sobre los aminoácidos como nutrientes terapéuticos, Centro de Educación Continua de la Universidad de Guadalajara, 1992.