La efectividad terapéutica de las plantas depende de la estandarización

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.


Como sabemos, los medicamentos sintéticos elaborados en laboratorios farmacéuticos nos han demostrado su eficacia en procesos agudos y graves. Sin embargo, estos mismos medicamentos sintéticos causan reacciones adversas, que van desde leves hasta graves. Así que debemos aceptar a todos estos fármacos con cuidado y no considerarlas inofensivas sin evidencias válidas.

Muchas personas sufren de alergia a ciertos antibióticos. Otras personas son intolerantes a varios medicamentos, por lo tanto las plantas medicinales serán – tal vez – la única opción para estas personas. Aunque esto no significa que todo mundo pueda recurrir a la plantas medicinales para ayudarse en la prevención y el tratamiento de las enfermedades.

Linneo clasificó a las plantas de acuerdo a las peculiaridades de sus órganos reproductores. Pero conforme fue progresando la botánica, con el enorme apoyo del microscopio, el sistema original de Linneo se ha ido modificando y perfeccionando hasta llegar a la clasificación actual. Así que las plantas se clasifican en especies, géneros, familias, órdenes y divisiones. Una especie agrupa a todos los individuos que tienen la mayor parte de sus características en común.

Las plantas son unos laboratorios bioquímicos extraordinarios. Casi todo mundo conoce el proceso químico de la fotosíntesis. Pero las plantas, además de producir almidón, sintetizan una gran variedad de substancias químicas. Hasta nuestros días, se han identificado más de 12,000 diferentes y seguramente quedan muchas más por descubrirse y analizarse.

Ahora bien, a todas estas substancias a las que se les conoce una acción específica sobre el organismo, se les conoce como principios activos. Estos principios activos pueden ser glúcidos, lípidos, proteínas, vitaminas, minerales, alcaloides, glucósidos, esencias, resinas, ácidos orgánicos, etc.

En 1975 la entonces Comisión Económica Europea publicó el mandato 75/318/EEC que trata de los problemas especiales asociados con los complementos nutricionales hechos con plantas medicinales (por ejemplo, compuestos químicos múltiples y la variabilidad de estos compuestos). En particular, el mandato intenta aclarar las diferencias entre las hierbas y los medicamentos convencionales (ingredientes activos químicamente definidos). El mandato señala que la calidad consistente de los productos de origen vegetal solamente puede ser asegurada si los materiales básicos son definidos en una manera rigurosa y detallada, incluyendo la identificación específica botánica del material de la planta usada. También es importante saber la fuente geográfica y las condiciones bajo las cuales se obtiene el medicamento vegetal para asegurar que el material tiene una calidad consistente. También se incluyen guías para los detalles cualitativos y cuantitativos de los constituyentes, descripciones del método de preparación, control de calidad de las preparaciones herbolarias (si es diferente de la hierba seca, por ejemplo, análisis del material básico, pruebas de la calidad microbiológica, detección de residuos de pesticidas, fumigantes, solventes, radioactividad, metales pesados, etc.) y otras pruebas de control que deben de conducirse durante el proceso de manufactura.

Como podemos ver, las cápsulas no crecen en árboles, sino que son el resultado de este largo proceso que puede producir hasta mil cápsulas por minuto.

Cuando la etiqueta de un producto herbolario dice que el frasco contiene un extracto estandarizado de plantas medicinales, significa que está garantizado que el producto contiene un nivel mínimo de los principales ingredientes activos. Los proponentes de los productos herbolarios estandarizados dicen que la estandarización es la solución a la variabilidad natural encontrada en las plantas, lo cual es el resultado de diferentes condiciones de cultivo, tales como una estación anormalmente seca o mojada.

Para que el lector tenga una idea de lo que es la estandarización, déjenme decirles que consumir un producto herbolario que no esté estandarizado, es como tomarse un té caro de esa planta medicinal. Pero lo peor de esta situación es que no obtendremos los beneficios terapéuticos de este producto, ya que la dosis, es la que va a convertir a un nutrimento en un medicamento; en este caso, un medicamento de origen vegetal.

Además comparando los precios, es importante hacer notar que el precio de un producto herbolario estandarizado es más alto que el de un producto no estandarizado, ya que no pasó un estricto control de calidad, ni contiene un nivel mínimo de los principios curativos de la planta.

Por ejemplo, un frasco de Ginkgo Biloba hecho a base de hojas secas de esta planta, pero sin estandarizar, puede decir “cada cápsula contiene 120 mg de hojas secas de ginkgo biloba”. Su costo por frasco conteniendo en promedio 50 cápsulas puede ser de aproximadamente $ 40 pesos. Sin embargo, si compramos un frasco de Ginkgo Biloba estandarizado a por lo menos 24 % de bioflavonoides, con unas 60 cápsulas, su costo será en promedio de $ 180 pesos.

Como podemos ver, la diferencia es muy grande. Por eso, es muy recomendable leer las etiquetas antes de comprar cualquier producto herbolario.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.