Efecto antimicrobiano de las radiofrecuencias

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.


Desde hace mucho tiempo se sabe que los animales transmiten ondas de radiofrecuencia. Los murciélagos, las ballenas, los delfines, etc. tienen una agudeza sensitiva aparentemente superior a la nuestra. Por ejemplo, el silbato de ultrasonido es escuchado perfectamente por los perros. Sin embargo, nosotros no lo podemos oír. Las palomas mensajeras, los salmones, los patos, las mariposas monarca y muchos otros animales reconocen el camino que tienen que recorrer en cada ciclo de su vida. Este recorrido puede ser hasta de varios miles de kilómetros. Aparentemente la glándula pineal actúa como su radar, ya que es sensible a la luz, la temperatura y los campos electromagnéticos extremadamente bajos. Pues bien, últimamente varios investigadores han pregonado que también los hongos microscópicos, las bacterias, los virus y demás microorganismos emiten ondas como las del radio. En general, podemos decir que entre más pequeño es el organismo, la frecuencia es más baja y la amplitud de la banda es más angosta. Por ejemplo, el moho de la lama emite una onda entre las frecuencias de 100 a 200 KHz. Las bacterias y los virus se encuentran entre aproximadamente los 300 a los 420 KHz. Por otra parte, los ácaros transmiten entre los 700 y los 850 KHz. En Ucrania, unos investigadores encontraron que el DNA humano vibra entre los 40 y los 70 GHz.

En 1920, Royal Rife identificó a varios microorganismos patógenos relacionados con la etiología del cáncer, a través de un microscopio muy poderoso que él mismo construyó.

También construyó un aparato que emitía radiofrecuencias, las cuales tenían la propiedad de destruir a éstos y otros agentes microscópicos patógenos.

Un ingeniero ruso llamado Georges Lakhovsky inventó un aparato llamado el oscilador de multi-ondas. Este aparato se basa en lo mismo que el aparato inventado por Royal Rife.
Lakhovsky afirma que los atributos de la célula incluyen la resistencia, la capacitancia y la inductancia. Estas propiedades eléctricas de la célula producirán una oscilación de altas frecuencias de ondas sinusoidales.

El Ing. Lakhovsky encontró que si pudiéramos aumentar la amplitud de las oscilaciones de las células sanas, este incremento abatiría las oscilaciones producidas por las células causantes de las enfermedades.

Lo interesante es que ya se conocen las frecuencias de cada microorganismo. Según algunos investigadores, en realidad todas las enfermedades podrían tener 2 únicas causas en común: los parásitos y la contaminación.

Según la Organización Mundial de la Salud, mil quinientos millones de humanos fueron infectados con parásitos en 1994 y 500 millones de niños en edad escolar están siendo actualmente dañados por infecciones o enfermedades parasitarias.

En 1991, los directivos del Instituto de Investigación Walter Reed Army declararon que tenemos un problema parasitario tremendo, no sólo en los países en desarrollo, sino también en los propios países desarrollados, sólo que no se ha identificado todavía. Otros estudios médicos muestran que tanto como el 85 % de la población adulta – en los países desarrollados -tienen uno o más tipos de parásitos. Muchos creen que el 100 % de la población tanto adulta como niños tienen hasta 150 variedades de parásitos.

Nuestro cuerpo es el huésped de parásitos, virus y bacterias. Nos quitan energía y toman de los alimentos que consumimos, incluyendo los complementos alimenticios que tomamos.

Estos parásitos causan una acumulación de toxinas que nos llevan a la enfermedad y a veces hasta la muerte.

Si estos parásitos nos causan problemas y enfermedades, deberíamos sospechar que prácticamente todos tienen estos parásitos. La buena noticia es que estos parásitos pueden ser eliminados muy fácilmente al usar una electrocución de bajo voltaje. Esta solución es muy rápida, barata y fácil. ¿No es ridículo que los veterinarios aconsejen desparasitar a nuestras mascotas 2 veces al año y sin embargo nuestros médicos nunca nos mencionan a los parásitos? Deberíamos desparasitarnos al menos tan frecuentemente como lo hacemos con nuestras mascotas.

El tratamiento antimicrobiano dentro de la medicina convencional consiste en la administración de substancias que destruyen a cada tipo de microbios, como los antibióticos, los antivirales y los antimicóticos.

Un antimicrobiano ideal muestra toxicidad selectiva, pero esto es casi siempre relativo, no absoluto. Además, los microorganismos poseen muchos mecanismos para desarrollar resistencia a los fármacos.

Este fenómeno de la resistencia los antimicrobianos se está convirtiendo en un problema común en varias partes del mundo. En cambio, con el uso de las radiofrecuencias, no se presenta este problema de resistencia a los antimicrobianos.

Varios investigadores, basándose en un método de la electroacupuntura del Dr. Voll (inventor del famoso Dermatrón que usa solamente corriente directa) conocido como la prueba de medicamentos, hemos podido encontrar una forma no invasiva de examinar a los órganos utilizando un circuito externo ( oscilador de audio ) para buscar la resonancia y así poder detectar un problema al encontrar una frecuencia semejante.

Se hicieron pruebas en osciloscopios y no se pudieron ver las radiofrecuencias. Por lo tanto se dedujo que eso se debía probablemente a que se trata de una energía de alta frecuencia y no de una frecuencia de alta energía.

Con el tiempo, se descubrió que inclusive los microorganismos muertos siguen teniendo una amplitud de banda de resonancia. De esta forma, se encontró que el tremátodo intestinal humano tiene una frecuencia de resonancia de 434,000 Hz. El virus del HIV tiene una frecuencia de 365,000 Hz.

Posteriormente se llegó a la conclusión de que cualquier frecuencia positiva pulsante mata a todas las bacterias, virus y parásitos simultáneamente si se da suficiente voltaje (de 5 a 10 voltios) con una duración de 7 minutos y una frecuencia de entre 10 a 500,000 Hz.

Teóricamente se requieren tres tratamientos. El primero mata a los virus, bacterias y parásitos, pero frecuentemente recurren los virus y las bacterias. Según la nueva biología, esto se debe a que los virus y las bacterias infectaron a los parásitos y al matar a los parásitos se liberan estos virus y bacterias. Así que el segundo tratamiento mata a los virus y bacterias liberadas. Y el tercer tratamiento se da para matar a los virus que infectaron a las bacterias, ya que al matarlas fueron liberados estos virus. Este tratamiento se realiza con un pequeño generador de frecuencias del tamaño de una cajetilla de cigarros, con 2 electrodos.

Es importante recordar que la electricidad viaja sobre el exterior de las cosas. Esa es la razón por la que al usar un generador de señales no se pueden matar los organismos protegidos, tales como aquellos que pueden estar en medio del estómago o en los intestinos. La electricidad viaja a lo largo de la pared del estómago o del intestino, no a través de su contenido.

Toda esta información concuerda con un descubrimiento formidable que se hizo en el Albert Einstein College of Medicine en la ciudad de Nueva York en 1990, donde se demostró que una corriente diminuta (de 50 a 100 microamperios) puede alterar la capa proteica externa del virus HIV en una caja de petri como para prevenir su fijación subsecuente en los sitios receptores (Science News March 30, 1991, pag. 207).

Este conocimiento debe de recordarnos a una forma de curación bien probada para la mordida de víbora al aplicar una corriente eléctrica que instantáneamente neutraliza la toxicidad del veneno (Lancet July 26, 1986, pag. 229).

Por otro lado, el Dr. Robert Beck opinaba que la linfa y la sangre pueden limpiarse in vivo (lo que significa que no es necesario extraer la sangre ni la linfa de los pacientes) en una forma simple, rápida y barata con técnicas similares pero no invasivas como las que propone el Dr. Steven Kaali; sacar sangre de los pacientes, tratarla eléctricamente y regresárselas por métodos similares a la diálisis. No se conocen efectos colaterales, puesto que las corrientes de miliamperios son mucho más bajas que aquellas usadas en los estimuladores musculares y los aparatos TENS aprobados ambos por la FDA y que han sido usados diariamente durante muchos años por miles (tal vez millones) de pacientes en todo el mundo.

Ahora sabemos que la electrificación de la sangre mencionada aquí, puede causar electroporación, lo que hace que las membranas celulares aumenten su tasa de absorción (Electroporation: a general phenomenon for manipulating cells and tissues; J.C. Weaver, Journal of Cellular Biochemistry 51: 426-435, 1993). Este efecto puede imitar dosis aumentadas en muchas veces. Por esta razón es indispensable evitar la ingesta de cualquier medicamento potencialmente tóxico durante una semana antes de empezar el tratamiento de electrificación sanguínea (Robert Beck, Explore Vol. 7, No. 1, pag. 4-10, 1996).

Todo lo mencionado arriba sugiere que vale la pena hacer más investigaciones. Que es críticamente importante darnos cuenta de que una cantidad significativa de microondas de centímetros y milímetros producidas por la tecnología moderna harán que la supervivencia humana sea más y más difícil, ya que el uso de frecuencias que se dirigen al rango de los gigahertz interferirá con el sistema de comunicación de las células en el cuerpo humano. ¿Será esta misma interferencia la que hace que las ballenas se desorienten y aparentemente se suiciden? Este tipo de contaminación electromagnética se conoce con el nombre de electrosmog. Estudios epidemiológicos realizados por la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. han encontrado una posible asociación entre los campos electromagnéticos y los abortos, las malformaciones congénitas, la leucemia, el cáncer cerebral y los linfomas.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.