El paradigma del colesterol podría modificarse

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.


La homocisteína es un metabolito natural del aminoácido esencial llamado metionina. Ocurre solamente en forma transitoria antes de ser convertido en la inocua cistationina por medio de una enzima dependiente de la vitamina B-6.

La relación entre la enfermedad cardiovascular, la trombosis, las enfermedades cerebrovasculares, las enfermedades arteriales periféricas y los niveles plasmáticos elevados de homocisteína había sido poco reconocida. Sin embargo, muchos estudios clínicos han demostrado que las deficiencias de las vitaminas involucradas en el metabolismo de la homocisteína -- vitamina B-6, ácido fólico y vitamina B-12 – pueden llevarnos a incrementos en los niveles de homocisteína. No se han establecido los otros determinantes de la homocisteína plasmática (Nygard, 0., et al., Plasma Homocysteine Levels and Mortality in Patients With Coronary Artery Disease:’ New England Journal of Medicine, 1997; 337(4): 230-6).

Está bien demostrado que los factores en el estilo de vida, como tomar café, fumar y la ingesta de las vitaminas arriba mencionadas, todos contribuyen a la localización y el movimiento de la distribución de las concentraciones de la homocisteína total plasmática. La falta del efecto de la ingesta de la vitamina B-12 no se esperaba, puesto que los defectos en la absorción de la vitamina B-12, más bien que la baja ingesta, son la causa principal de la deficiencia de vitamina B-12 (Ottar Nygard, Helga Refsum, Per M. Veland and Stein E. Vollset, Major lifestyles determinants of plasma total homocysteine distribution, Am J Clin Nutr 67(2): 263-270, Feb., 1995).

En otro gran estudio clínico se confirmó que los niveles elevados de homocisteína están asociados con un elevado riesgo de enfermedad vascular, independientemente de los factores de riesgo tradicionales (Killian Robinson, Kristopher Arheart, Helga Refsum et al. Circulating folate and Vitamin B-6 concentracions: Risk factor for stroke, peripheral vascular disease and coronary artery disease. Circulation 97(5): 437-443, Feb., 1998).

El consumo de café también se ha asociado con la homocisteína total plasmática elevada. La población de un estudio consistió en 7,589 hombres y 8,585 mujeres entre 40 a 67 años de edad en Noruega occidental. El mecanismo detrás de la relación observada entre el café y la homocisteína se desconoce. Las concentraciones más altas de homocisteína en los bebedores de café puede parcialmente ser responsable del riesgo aumentado de la enfermedad, más allá de lo explicado por los niveles séricos de colesterol aumentados. Varios estudios no han encontrado una asociación entre el café y la enfermedad cardiaca. Esto puede deberse a las diferencias en la ingesta de folato. El método de la preparación del café también es diferente en Escandinava y América del Norte, lo cual puede hacerlo tener diferentes efectos sobre la salud. Las poblaciones con una ingesta alta de folato ya sea de complementos o de la dieta pueden estar protegidas de este efecto adverso del café (Am J Clin Nutr 65:136, 1997).

En la actualidad se están realizando varios grandes estudios clínicos en instituciones médicas Europeas para verificar si las vitaminas B pueden revertir o retrasar las enfermedades vasculares, las cuales muchas veces son mortales.
Hasta el momento, existen más de 200 estudios médicos que han establecido que la homocisteína elevada es un factor primordial para las enfermedades vasculares. Es bueno aquí recordar que estas enfermedades vasculares son la causa principal de muerte en todo el mundo. La homocisteína es un aminoácido que dispara la formación de la placa arterial y la formación de coágulos sanguíneos cuando alcanza niveles tóxicos en el cuerpo. De acuerdo a las diferentes investigaciones – esto nos sugiere – que se debe a una deficiencia de 2 importantes vitaminas del complejo B, la vitamina B-6 y el ácido fólico (Rinehart, James, and Greenberg, Louis ‘Vitamin B6 Deficiency in the Rhesus Monkey With Particular Reference in the Occurrence of Atherosclerosis Dental Caries and Hepatic Cirrhosis American Journal of Clinical Nutrition 1956; 4:318-25).

Muchos investigadores tenemos la convicción de que los niveles altos de homocisteína son tan importantes como el colesterol como factor de riesgo para las enfermedades de los vasos sanguíneos, incluyendo las enfermedades cardiovasculares, las cuales afectan a millones de personas en nuestro planeta.

Las concentraciones plasmáticas elevadas de homocisteína son un factor de riesgo significa¬tivo, independiente y modificable para padecer demencia y enfermedad de Alzheimer, de acuerdo con los resultados convincentes de un estudio prospectivo, observacional, auspiciado por National Institute on Aging (Seshadri S, Beiser A, Seihub J, et at. Plasma homocysteine as a risk fac¬tor for dementia and Alzheimer’s disease. New Engi J Med. 2002;346:476-483).

Al Dr. Kilmer McCully, patólogo del Centro Médico de Asuntos Veteranos en Providencia, Rhode Island, se le considera el padre de la teoría de la homocisteína. Hace muchos años fue forzado a dejar su puesto en las Escuelas de Medicina de Harvard y Brown por promover sus ideas revolucionarias que chocaban con el viejo pero prevaleciente paradigma del colesterol (Kilmer McCuIly, M.D., The Homocysteine Revolution (Keats Publishing, 1997).

Afortunadamente, la situación ha cambiado en forma importante desde hace 30 años cuando su teoría fue rechazada. La teoría ha recibido ahora gran atención mundial por parte de los científicos. Así que el Dr. McCully se está convirtiendo en una celebridad dentro de la escéptica comunidad médica internacional.

La medicina alópata considera al consumo excesivo dietético diario de grasas y colesterol como el principal causante en el proceso de la arteriosclerosis.

Durante muchos años la amenaza del colesterol ha producido en abundancia una gran investigación masiva, tecnología médica y la proliferación de productos alimenticios llamados bajos en grasa.

Lamentablemente, la investigación ha demostrado que mucha gente muere de enfermedades vasculares y cardiovasculares con niveles normales de colesterol y aún bajos. Inclusive, otros estudios también han revelado un riesgo inquietante de enfermedad, incluyendo el cáncer entre los hombres, como resultado de bajar el colesterol con medicamentos farmacéuticos.

Para poder entender porqué la homocisteína puede ser una influencia clave para las enfermedades cardiovasculares, se requiere saber cómo funciona en el cuerpo:

- Recordemos que la proteína es una parte básica de la alimentación. Uno de los principales aminoácidos que componen a la proteína es la metionina.
- En la salud, el metabolismo hepático procesa a la metionina y la degrada en homocisteína y otro aminoácido. Un poco de esta homocisteína mencionada es nuevamente convertida en metionina. - Para que este proceso metabólico se lleve a cabo en forma óptima, se requiere de la vitamina B-6 y el ácido fólico.
- En caso de que haya deficiencia de la vitamina B-6 y ácido fólico, los procesos enzimáticos ya mencionados no se realizarán cabalmente. Se elevan los niveles séricos de homocisteína y eso causa una secuencia patogénica de reacciones oxidativas, aumentando la formación de coágulos sanguíneos.
Por otro lado, sabemos que otras investigaciones nos indican que la homocisteína elevada no está involucrada únicamente en las enfermedades cardiovasculares. También está implicada en la artritis reumatoide, la insuficiencia renal, bajo peso al nacer, defectos del tubo neural, aborto espontáneo, alcoholismo, enfermedades psiquiátricas, osteoporosis, fibromialgia, diabetes y el síndrome de fatiga crónica.

La evidencia científica ha demostrado que comer aceites, grasas, azúcar, harinas blancas, arroz blanco, todos ellos refinados, nos privan de nutrientes indispensables y generan todas estas enfermedades de la civilización moderna. Las frutas (naranja), los granos enteros y las verduras son una fuente excelente de vitamina B-6 y ácido fólico. (IM. Graham, et al., Plasma Homocysteine as a Risk Factor for Vascular Disease, The European Concerted Action Project. Journal of the American Medical Association 1997; 277: 1,775-81).

Varios ensayos médicos clínicos han podido exitosamente demostrar que los complementos de la vitamina B-6 y de ácido fólico disminuyen rápidamente los niveles de homocisteína en la sangre.

El cardiólogo Killian Robinson dice que parece que el revestimiento endotelial de las paredes de los vasos sanguíneos no funciona adecuadamente en la gente que tiene niveles más altos de homocisteína.

En un estudio retrospectivo se pudo determinar que los pacientes que tomaron vitamina B-6 durante un año o más tuvieron cerca del 75 % menos riesgo de desarrollar angina de pecho y ataques cardíacos que los pacientes que no la tomaron (Kuzuya Fumlo, Reversibility of Atherosclerosis in Pyridoxine-deficient Monkeys,” Proceedings of the 4th International Conference of Ahterosclerosis Springer Verlag Berlin 1977; 275-7).

Así que si uno tiene una historia familiar de enfermedad cardiaca o embolia, o si uno tiene un pariente que tuvo un problema de esta clase antes de los 55 años de edad, es muy recomendable, medirse los niveles séricos de homocisteína. En caso de que los niveles estén elevados, es indispensable bajarlos para evitar daños a nuestra salud.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.