Combinación nutricional contra la contaminación

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.


En actualidad, lamentablemente sufrimos de un alto grado de contaminación, en el agua, en la tierra, en los alimentos y hasta en el aire que respiramos. Es virtualmente imposible evitar la contaminación, ya que hasta se ha encontrado plomo en los cuerpos de ciertos animales que viven en los polos.

El 22 de Abril de 1970 se conmemoró por primera vez el día mundial de la Tierra. En aquellos días había poca conexión entre la forma que los economistas medían el progreso y las cosas que le interesaban a la gente. Había una creciente brecha entre lo que las estadísticas contaban y lo que realmente contaba.

Los organizadores del día de la Tierra en diferentes ciudades protestaron contra la contaminación del aire, los derrames de aceite, el yermo desapareciente, las autopistas de 8 carriles que atraviesan vecindarios, el DDT, el plomo intoxicando a mucha gente y muchos otros deterioros.

El bienestar humano está ligado más estrechamente de lo que la mayoría de la gente cree, a los grandes ecosistemas terrestres y marinos. Las emisiones de carbono no deben de exceder a la capacidad de la naturaleza para quitar el dióxido de carbono de la atmósfera y arreglar el aire. La tala de árboles no debe de exceder a la tasa de crecimiento de los árboles y debe de ser sensible a las necesidades de los complejos ecosistemas forestales. La pesca no debe de exceder a los rendimientos sustentables y los hábitats de desove deben de ser protegidos. La erosión del suelo no debe de ser más rápida que la formación del suelo. El agua no debe de ser extraída de los mantos acuíferos más rápido que en lo que se recargan. Todo esto es cosa del sentido común.

Nuestros abuelos respiraban aire que contenía cerca de 280 ppm de CO2. Nuestro más reciente respiro contiene alrededor de 370 ppm de CO2. Nuestro aire ya contiene más CO2 que en cualquier otra época de nuestra historia.

Por otro lado, tenemos a la iatrogenia. La palabra iatrogenia significa los efectos adversos causados por las acciones del médico (incluyendo los medicamentos prescritos) y los procedimientos quirúrgicos.

Realmente nadie sabe cuántas personas sufren de reacciones adversas por los medicamentos prescritos. En un artículo publicado en la revista médica JAMA, se afirma que en los EE.UU. cada año ocurren 2,000,000 de reacciones adversas a los medicamentos, matando a más de 180,000 personas. Esto las convierte en la cuarta causa de muerte en los EE.UU., después de las enfermedades cardíacas, el cáncer y las embolias (JAMA 1998;279:1200-1205).

Otro de los problemas emergentes dentro la medicina es el de la resistencia bacteriana a los antibióticos. Este fenómeno es cada vez más frecuente disminuyendo las opciones eficaces contra las infecciones.

Recordemos las palabras célebres que dicen “el germen no es nada, el terreno es todo”. Esto significa que si modificamos en el medio interno de nuestro cuerpo, tendremos muchas menos probabilidades de sufrir de alguna infección.

Desde el punto de vista de la bioquímica, la enfermedad es el resultado de alteraciones en la estructura (por ejemplo ADN en enfermedades genéticas), en la cantidad de ciertas biomoléculas o en transtornos en procesos bioquímicos importantes. Esto significa que debemos tratar de conservar a nuestras biomoléculas (nutrientes) en niveles óptimos.

El reconocimiento de la importancia de la nutrición por parte de los médicos, se ha incrementado enormemente, al grado que en un reporte de la Escuela de Medicina de Harvard, se recomienda para todos los adultos la ingesta de un complemento vitamínico. Reconocen que las cantidades óptimas ayudan a prevenir enfermedades que amenazan la vida (Fletcher RH et al. Vitamins for chronic disease prevention in adults. JAMA 287(23);3127-9, Jun 2002).

Una buena combinación herbolaria puede contener sábila, varios tipos de algas marinas y una planta con un potente efecto antimicrobiano demostrado, como es el caso del palo de arco.

Aunque hay más de 100 especies de Tabebuia nativas de América tropical, la Tabebuia avellanedae o T. ipe es considerada como el verdadero LaPacho. Este árbol, nativo de Brasil, puede elevarse a una altura de 125 pies y tiene flores de color rosa y violeta que florecen mucho poco antes de que aparezcan las nuevas hojas. La corteza es la porción del árbol que generalmente se usa como remedio fitoterapéutico.

Los Indios del Brasil también se refieren al árbol del LaPacho como Pau d´arco o Ipe Roxo. Han usado la corteza interna del árbol durante siglos como un remedio folclórico para una amplia variedad de aflicciones, incluyendo, la furunculosis, la colitis, la diarrea, la disentería, la enuresis, la fiebre, malestar de la garganta, mordedura de serpiente, sífilis, heridas, cáncer del esófago, cabeza, intestino, pulmón, próstata y lengua; úlceras, problemas respiratorios, artritis, cistitis, estreñimiento, prostatitis, mala circulación y clorosis.

En 1956, un equipo de investigación en la Universidade do Recife en Brasil aisló el lapachol del árbol de T. avellanedae. De Lima y sus colegas reportaron que dicho lapachol exhibió una actividad antimicrobiana contra bacterias rápido-ácidas y gram-positivas y mostró fuerte actividad contra la Brucella sp.

Más tarde, ese mismo año el equipo publicó un artículo proclamando una nueva substancia antibiótica de la T. avellanedae que demostró una fuerte actividad anti-Brucella y un comportamiento fungistático. Con el tiempo, el equipo de De Lima encontró que junto con el lapachol, el extracto del árbol del LaPacho contiene alfa-lapachona, beta-lapachona y una quinona recientemente descubierta, a la que llamaron xyloidona.

Después, en 1967, en la Universidad de Aberdeen, el equipo de Burnett y Thomson descubrió la presencia de 7 naftoquinonas, 9 antraquinonas, lapachenola, cuercitina, y o- y p- ácidos hidroxibenzóicos en el corazón de la madera del árbol. Varias de estas substancias tienen fuertes actividades fungicidas y microbicidas. Las naftoquinonas son altamente efectivas contra la Candida albicans y Tricophyton mentagrophytes.

Se ha demostrado que el lapachol tiene acción antimicrobiana y antiviral. El beta-lapachone muestra diversa actividad antiparasitaria, lo mismo que una acción antiviral. El alfa-lapachone también es activo contra algunos parásitos y la xyloidona es activa contra numerosas bacterias y hongos. Otro componente del LaPacho, el flavoinoide cuercitina, es citotóxico para algunos parásitos.

Una amplia gama de microorganismos son inhibidos por la xyloidona. Varios de estos microorganismos son patógenos, tales como el Staphylococcus aureus y la especie de Brucella. Los agentes causantes de la tuberculosis, la disentería y el ántrax también son inhibidos por la xyloidona. Además de su actividad contra una variedad de bacterias, esta quinona inhibe varias especies de hongos, incluyendo la C. albicans, C. kruzei y la C. neoformans.

El lapachol, como muchas otras naftoquinonas, interfiere con las reacciones enzimáticas y de producción de energía de los microorganismos.

Se ha demostrado que el lapachol, el beta-lapachone, la hidroxinaftoquinona y otros componentes del LaPacho son activos contra un número de virus, incluyendo el herpes virus tipo I y II, los virus de la influenza, poliovirus y el virus de la estomatitis vesicular.

Los estudios de la actividad antiviral del beta-lapachone han ofrecido visiones en el mecanismo de esta poderosa quinona. Algunos experimentos con virus demostraron que el beta-lapachone puede inhibir algunas enzimas virales clave, tales como polimerasas AND y ARN y la transcriptasa inversa de retrovirus. Estas acciones tienen gran impotancia en el posible tratamiento del SIDA, el virus de Epstein Barr y otras infecciones virales.

El parásito Schistosoma mansoni es el agente causante de la enfermedad tropical común llamada esquistosomiasis. Las larvas de este tremátodo sanguineo viven en el agua y entran al huésped al penetrar la piel. La enfermedad debilitante, la cual es un serio problema en muchas áreas tropicales, debilita al huésped y aumenta la susceptibilidad a una variedad de otros patógenos, algunos de los cuales pueden ser fatales.

El lapachol ha sido probado como una barrera tópica contra las larvas y se encontró que es altamente efectiva en prevenir su penetración. También se probó el lapachol oral y se encontró que reduce significativamente la penetración. Después de que se consumió el lapachol, fue secretado en la piel, aparentemente por las glándulas sebáceas donde otra vez actuó como una barrera tópica. Las larvas buscan penetrar al huésped a través de o cerca de las glándulas sebáceas, lo cual sugiere que la administración dietética de lapachol sería un medio eficiente para protegernos contra la infección.

El alfa-lapachone y el beta-lapachone, también componentes del LaPacho, exhiben una actividad contra el S. mansoni. Otro componente del LaPacho, el beta-lapachone es efectivo contra el Trypanosoma cruzi, el parásito reponsable de la tripanosomiasis o enfermedad de Chagas. La enfermedad ocurre en ambas formas aguda y crónica y se caracteriza en la forma aguda por inflamación de la piel y engrandecimiento de los nódulos linfáticos. En su forma crónica puede afectar al corazón y al sistema nervioso.

Alaria marginata es una alga no utilizada en mucho tiempo. Los campos ricos en alga de la costa de Mendocino son un tesoro único del mundo.

El uso de la Alaria de California es múltiple, puesto que es un alga comestible. Puede consumirse como sopa, platillo o en ensalada. Debido a sus ingredientes nutritivos, se usa como suplemento alimenticio. Es rica en yodo y vitaminas B6-, B2-, K- C, cobalto y otros elementos traza.

Aschophyllum nodosum conocida como alga noruega o nudosa. Aunque se encuentra en las costas de San Francisco, generalmente se encuentra en las proximidades de Noruega, Irlanda, Groenlandia y las profundidades del Océano Atlántico Norte. Debido a su localización en mar abierto, su exposición a la contaminación de las playas es menos posible. Es un platillo tradicional de las comunidades que viven cerca del mar. Rica en vitaminas y minerales, así como en elementos traza esenciales. En su forma natural, contiene magnesio, calcio, fósforo, hierro, vitaminas A-, B1-, B2-, C-, D- E, aminoácidos y 60 tipos de minerales y elementos traza.

Chondrus crispus es un musgo perlado de Irlanda. Un alga localizada en el frío y hostil mar irlandés, común en las costas del Océano Atlántico. Se extiende desde Noruega hasta Gibraltar y a lo largo de la costa Este de los Estados Unidos. Se utiliza como hierba curativa tradicional para aliviar la inflamación, cuyos efectos son apoyados también por la ciencia e investigación modernas. Ampliamente utilizada en la industria cosmética debido a sus proteínas, vitaminas, sales minerales y elementos traza. Tiene valor alimenticio, es fácilmente digerible y ayuda a quienes tienen problemas digestivos.

Laminaria digitata es un tipo de alga común en el Océano Atlántico. En la industria de los cosméticos se utiliza en la elaboración de humectantes, limpiadores faciales, nutrición de la piel y gel para uso en la regadera. Debido a su contenido de yodo, se utilizaba ya desde los años 1800.
Fucus vesiculosus es una alga marina muy común en Japón; en Europa lo emplean como aditivo para los alimentos y como especia. Su mayor fortaleza es su contenido de yodo, el cual es crucial para el funcionamiento normal de la glándula tiroides. La regulación de la tiroides se relaciona con todas las funciones fisiológicas. Al mezclarla con agua se expande y, al consumirla oralmente, crea una especie de tapón en la boca del estómago; de aquí su amplio uso sin receta médica contra la acidez.

Porphyra yezoensis es una alga consumida en China en el siglo VI por la dinastía Sung; se cree que se ofrecía como regalo al soberano del territorio Fuijan. Una de sus características principales es el bajo contenido de celulitis en la pared de la célula, que es fácilmente digerible. Esta alga contiene proteínas, vitaminas, minerales en altas concentraciones y más vitamina C que una naranja fresca.

Palmaria palmata es una alga que nos proporciona el 100% de la vitamina B6 y el 66% de vitamina B12 que necesitamos diariamente. Contiene hierro y fósforo, y es un potente desintoxicante.

Ulva lactuca o lechuga del mar contiene 10 veces más vitamina C que una naranja y el doble de vitamina A que la col. Se utiliza en la industria de los cosméticos como humectante y relajante cutáneo. Ayuda a limpiar las partes del tejido graso del organismo.

Con relación a la sábila, sabemos que es nativa de África y ha sido usada en el área de la terapéutica desde los inicios de la historia. Los escritos médicos Egipcios del año 1,500 A.C. la recomendaban para infecciones, problemas de la piel y como un laxante. Todos estos usos están en nuestros días avalados por la ciencia.
El médico Griego Dioscórides recomendaba a la sábila externamente para las heridas, las hemorroides, las úlceras y la caída del pelo. Un naturalista Romano lo utilizaba internamente como un laxante.

La historia nos dice que los comerciantes Árabes llevaron la sábila de España a Asia en el siglo VI y posteriormente la adoptaron los médicos Ayurvédicos tradicionales de la India, quienes solían usarla para varios problemas, tales como gusanos intestinales, alteraciones menstruales y ciertas condiciones de la piel. Los Chinos la usaron en casi las mismas indicaciones.

El látex de la sábila contiene químicos laxantes (antraquinonas) con una acción purgante potente, por lo cual se considera un catártico, pero su acción se limita principalmente al colon. Otras plantas laxantes también contienen antraquinonas, pero la acción de las de la sábila se considera la más drástica.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.