La impotencia sexual tratada con terapia nutricional

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara.


La mayoría de la gente sabe que la impotencia sexual se refiere a una incapacidad del hombre para alcanzar o sostener una erección. Pero desde el punto de vista médico, hay un término que describe más claramente esta situación anormal, se le conoce como disfunción eréctil. Es muy importante no confundir este problema con otros, tales como eyaculación prematura, pérdida de la líbido, etc.

Se cree que aproximadamente unos 8 millones de varones sufren de esta disfunción. Muchos investigadores consideran que en la actualidad, esta disfunción erectil afecta alrededor del 25 % de todos los hombres mayores de 50 años.

Contrario a lo que muchos pudieran pensar, el envejecimiento no es una causa de impotencia. A pesar de esto, la disfunción eréctil aumenta su frecuencia con la edad. Muchos hombres son capaces de retener su virilidad sexual bien hasta los 80 años.

Este padecimiento puede deberse a factores psicológicos u orgánicos. Diferentes estudios han demostrado que la mayoría de los casos se deben a causas orgánicas, es decir que hay una razón en la fisiología que está fallando. Por otro lado, se ha visto que en los hombres mayores de 50 años, las causas orgánicas son las responsables de más del 90 % de todos los casos de esta disfunción masculina.

Hablando estrictamente, podemos decir que el 85 % de los casos se deben a causas orgánicas, el 10 % son de origen psicológico y el otro 5 % son de origen desconocido.

De las causas orgánicas, la más frecuente es la ateroesclerosis de la arteria penil en los hombres mayores de 50 años. La ateroesclerosis es el endurecimiento de las paredes de las arterias.

Existe una gran cantidad de medicamentos que pueden interferir con nuestra función sexual. Por lo que es recomendable que si una persona sufre de disfunción eréctil y está tomando alguno o varios medicamentos, le pregunte a su médico si ellos son los responsables de su problema. En caso de que así lo fuera, uno puede colaborar con su médico para tratar de disminuir la dosis y en otros casos, inclusive dejar de tomar el medicamento. En casi todos los padecimientos, los pacientes pueden ayudarse por medio de medidas naturales que son seguras y efectivas.

Hay evidencia de que los medicamentos más comunes que pueden causar disfunción eréctil, son aquellos fármacos diseñados para bajar la presión sanguínea (a estos medicamentos se les conoce como antihipertensivos). Entre estos medicamentos, se encuentran los antagonistas del calcio, los beta bloqueadores, los diuréticos y los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA). Dentro de los ansiolíticos están el oxazepam y otros. Entre los relajantes musculares, está la orfenadrina. Entre los antidepresivos, se encuentran la amitriptilina, la imipramina y otros. Entre los tranquilizantes, están la promazina, el haloperidol y otros.

El uso del tabaco y el consumo de alcohol a largo plazo, no sólo contribuyen a la aparición de la ateroesclerosis, sino también a la generación de la disfunción eréctil. Se sabe que el alcohol puede producir episodios agudos de impotencia. Por otra parte, se ha visto que 2 cigarros son suficientes para inhibir la erección penil producida por la inyección de una dosis baja de papaverina. En una investigación reciente se descubrió que el 93 % de los hombres impotentes valorados, fueron o han sido fumadores empedernidos.
Con relación a los problemas hormonales (endócrinos), podemos decir que existen muchos que pueden ser la causa de una disfunción eréctil. El más común de ellos es la diabetes. Se sabe que los diabéticos tienen un riesgo mayor de daño en los nervios así como de ateroesclerosis, los cuales pueden producir impotencia. Entre otros problemas hormonales, se sabe que los niveles altos de prolactina pueden causar impotencia. El hipotiroidismo puede causar impotencia porque las hormonas de la glándula tiroidea regulan el metabolismo en todo nuestro cuerpo. Por lo cual, una deficiencia afectará virtualmente todas las funciones del organismo.

Por otro lado, tenemos los traumatismos y enfermedades de los órganos sexuales masculinos. Entre las enfermedades más comunes que causan disfunción eréctil, se encuentran las enfermedades del pene, como la enfermedad de Peyronie y las enfermedades de la próstata. En el caso de la enfermedad de Peyronie, hemos visto que es el útil el uso de la Centella asiática y de algunas enzimas, particularmente la bromelina.

Si se produce una interrupción en la conexión nerviosa del área del pene, entonces se causará impotencia sexual. Los nervios se pueden dañar por lesiones o por cirugías. Las cirugías comunes que podrían producir impotencia son: extirpación de la vejiga, cirugía rectal por cáncer y la extirpación de la próstata. Algunas enfermedades del sistema nervioso también pueden producir dificultades con la erección. Tal es el caso de la esclerosis múltiple.

En relación al tratamiento médico convencional contra la impotencia, podemos decir que se utilizan los siguientes métodos: aparatos constrictivos al vacío, la psicoterapia, prótesis peniles, inyecciones intracavernosas y medicamentos.

Dentro del acercamiento con medicina natural, hay varias alternativas y recomendaciones adicionales muy efectivas para el tratamiento de este problema masculino tan frecuente. En resumen, tenemos el ejercicio, los grupos de apoyo, soporte nutricional y plantas medicinales. En palabras sencillas, la potencia depende de los niveles adecuados de hormonas sexuales masculinas, la estimulación sensorial conveniente y el suministro sanguíneo correcto hacia los tejidos eréctiles. Todos estos factores, a su vez, dependen de una adecuada nutrición.

Desde el primer momento de la aparición del problema de la impotencia, se recomienda discutir abiertamente con la pareja. Es necesario que ella sepa la verdadera razón. Hay que tener siempre presente que la impotencia puede estar causada por una combinación de problemas y que seguramente cambiando nuestro estilo de vida, mejorará el problema de la impotencia. Por ejemplo, dejar de fumar, disminuir o dejar de tomar alcohol, cambiar a una dieta baja en colesterol y grasas.

En la actualidad, se sabe que es muy importante seguir una dieta rica en alimentos enteros - especialmente verduras, frutas, granos y legumbres. Es indispensable también, la ingesta adecuada de proteínas. Estas proteínas de alta calidad se pueden obtener del pescado, pollo y pavo.

Existen alimentos específicos que los no-médicos frecuentemente recomiendan para mejorar la virilidad. Entre ellos se encuentran el hígado, ostras, nueces, semillas y legumbres. Se ha visto que todos estos alimentos son abundantes en zinc. El zinc es un mineral que muchos consideran como el nutriente más importante para la función sexual.

Desafortunadamente no hay una vitamina, hierba o producto nutricional que por sí solo cure la impotencia. Es necesaria la combinación adecuada de todos ellos. Además del zinc, otros nutrientes clave para el funcionamiento sexual son la vitamina A, la colina, la vitamina E, la vitamina B-6, la metionina y los ácidos grasos esenciales. Estos ácidos grasos esenciales son indispensables para la producción de muchas hormonas, incluyendo la testosterona.

Entre los aminoácidos que hemos utilizado como coadyuvante en el tratamiento de la impotencia, está la l-arginina. La arginina es necesaria para la producción de ácido nítrico. Al producir relajación de los vasos sanguíneos, el flujo sanguíneo normal se recupera (NEJM 92;326 (2): 90-4). En un estudio clínico que se realizó en 1991 en el Programa de Estudios de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara, notamos que si se ingieren dosis altas de l-arginina con el estómago vacío y una hora antes de encontrarse con su pareja íntimamente, los resultados son muy satisfactorios.

Como ya lo mencioné, el ejercicio es muy útil como coadyuvante en el tratamiento de la impotencia. El ejercicio es un componente vital de la salud. El ejercicio regular es especialmente importante para reducir el riesgo de las enfermedades cardíacas. La razón por la que reduce este riesgo, es porque disminuye los niveles de colesterol, mejora los suministros de oxígeno y sangre hacia el corazón, reduce la presión sanguínea, combate la obesidad y ejerce un efecto favorable sobre la coagulación de la sangre.

En el reino vegetal, contamos con algunas plantas medicinales que pueden ayudar a este tipo de pacientes. La razón es que estas plantas, casi siempre tienen la capacidad de mejorar la transmisión de la señal nerviosa, mejorar la irrigación sanguínea al tejido eréctil y mejorar la actividad del sistema glandular masculino.

La FDA (Food and Drug Administration) había aprobado solamente un medicamento para el tratamiento de la impotencia; la yohimbina, es un alcaloide aislado de la corteza de un árbol cuyo nombre en latín es Pausinystalia yohimbe nativo del área tropical del Africa Occidental. Cuando se usa sola esta corteza de árbol, la efectividad va del 34 % al 43 %. Debido a sus efectos colaterales, no se debe consumir sino bajo supervisión médica.

Otra de las mejores plantas que se utilizan para el tratamiento de la disfunción eréctil es la mara puama (Ptychopetalum olacoides). A esta planta también se le conoce como leña de la potencia. Este arbusto es nativo de Brasil y ha sido usado desde hace mucho como un afrodisíaco poderoso y como un estimulante nervioso en la medicina folclórica de América Latina. Existen algunos estudios que han podido respaldar su valor terapéutico en el tratamiento de la impotencia. Por lo que se considera una planta medicinal segura y efectiva en mejorar la líbido y la función sexual en algunos pacientes. Uno de estos estudios fue realizado por el Dr. Jacques Waynberg del Instituto de Sexología, en París, Francia.

Otro remedio natural del reino vegetal es el Ginkgo Biloba. Se sabe que en Alemania, este remedio es muy popular. Se dan más de 5 millones de recetas al año para el extracto de Ginkgo Biloba en este país. Como ya lo mencioné en otro artículo (Medix No. Año), el Ginkgo Biloba tiene un efecto extraordinario para mejorar el flujo sanguíneo en nuestro cuerpo. Por lo cual, es muy útil en el tratamiento de la disfunción eréctil debida a una deficiencia de flujo sanguíneo. Un estudio incluyó 60 pacientes con disfunción eréctil comprobada y que no habían reaccionado a la inyección de papaverina de hasta 50 miligramos. A estos pacientes, se les adminsitró por vía oral, el extracto de Ginkgo Biloba en una dosis de 60 mg diarios, de 12 a 18 meses. El flujo sanguineo penil fue revalorado por medio de sonografía duplex cada cuatro semanas.

Los primeros signos de una mejoría en la irrigación sanguinea se vieron después de 6 a 8 semanas: después de 6 meses de terapia, el 50 % de los pacientes habían recuperado su potencia sexual. En el 20 %, una nueva inyección de papaverina resultó existosa. En un 25 % hubo una mejoría en la irrigación sanguínea, pero la inyección de papaverina no dió buen resultado. En el 5 % de los pacientes no se encontró ningún cambio en su irrigación sanguinea. Es muy importante recalcar que este efecto solamente se obtiene cuando la preparación que se utiliza contiene por lo menos un 24 % de heterósidos de Ginkgo.

Otro remedio vegetal utilizado para el tratamiento de la impotencia son las hojas de Damiana (Turnera diffusa). Según Tyler, se usa como un afrodisíaco porque mejora la capacidad sexual de los débiles y de los ancianos. Aunque no hay estudios que apoyen esta aseveración, el uso de la damiana está muy difundido. Se cree que lo que hace la damiana es irritar a la uretra y de esta manera, estimula la sensibilidad del pene. Se considera que tomando una taza de té de damiana al día es suficiente para estimular a la uretra.

Otras plantas útiles son la serenoa repens y la Aletrius farinosa.

Como siempre, lo ideal es que al paciente se le realice un perfil nutricional y de acuerdo al resultado, se le recomendarán aquellos nutrientes y/o plantas medicinales que requiera.

R e f e r e n c i a s .

1.- NIH Consensus Conference Panel on Impotence: Impotence JAMA 270: 83-90, 1993.
2.- Duke JA: Handbook of Medicinal Herbs. CRC Press, Boca Raton, Fl., 1985.
3.- Waynberg J: Aphrodisiacs: contribution to the clinical validation of the traditional use of Ptychopetalum guyanna. Presentado en The First International Congress on Ethnopharmacology, Strasbourg, Francia, Junio 5-9, 1990.
4.- Sikora R. et al.: Ginkgo Biloba extract in the therapy of erectile dysfunction. J Urol 141:188A, 1989.
5.- Tyler VE: The New Honest Herbal. George F. Stickley, Philadelphia, 1987.
6.- Morales, A.: Surridge, D.H.: Marshall, P.: Yohimbine for treatment of impotence in diabetes. New England Journal of Medicine 305, no. 20, Nov. 1981: 1221.
7.- Brown, D.J.: Literature Review, - Ginkgo Biloba, Phytotherapy Review and Commentary. Townsend Letter for Doctors, Dec. 1991.
8.- Felter, H.W.: The eclectic materia medica, pharmacology and therapeutics, Portland, OR: Eclectic Medical Publications, 1983.
9.- Reid, K et al.: Double blind trial of yohimbine in treatment of psychogenic impotence. Lancet 2, no. 8556, Aug. 1987: 421-423.
10.- Morales, A. et al.: Nonhormonal pharmacological treatment of organic impotence. Journal of Urology, 128 no. 1, July 1981:45-47.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.