Enfoque nutricional de la infertilidad masculina

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología en el CUCS de la Universidad de Guadalajara.


La infertilidad es un padecimiento triste para la pareja y que muchas veces es más frecuente de lo que pensamos.

En la actualidad sabemos que la producción normal de los espermatozoides depende tanto de la FSH como de la testosterona. En los casos donde hay daño a los túbulos seminíferos antes de la pubertad, los testículos son pequeños y duros, en tanto que luego del daño pospubertad suelen ser blandos. Se considera que el volumen normal de la eyaculación debe de ser de 2 ml, con 20 a 100 millones de espermatozoides por mililitro, de los cuales, es necesario que más del 60 % sean móviles. La FSH plasmática suele tener una relación inversa con la espermatogénesis.

Lamentablemente, a través de la historia, la infertilidad ha sido considerada una enfermedad casi exclusiva de la mujer. Si nos remontamos al pasado, podremos ver que en los años 50's los libros de texto de medicina describían a los hombres como infértiles en solamente un 10 % de los casos. Inclusive, en muchos lugares del mundo, es todavía aceptable que los hombres dejen a una mujer infecunda y tomen otra, con la esperanza de que sí sea una mujer fértil. Algunas personas confunden la infertilidad (incapacidad de concebir un hijo) con la impotencia (incapacidad de obtener o sostener una erección) y se sienten incómodos si piden ayuda. Por eso, la investigación sobre el tratamiento y las causas de la infertilidad masculina es escasa comparada con la de la infertilidad femenina. Ahora se sabe, sin embargo, que los hombres son la parte de la pareja infértil en el 40 % de los casos y contribuyen al problema en otro 20 %.

Cuando un hombre ve al médico por una posible infertilidad, la investigación típica incluye una historia clínica cuidadosa. Es importante investigar si durante la adolescencia, se padecieron enfermedades como las paperas y si se afectaron a los testículos, ya que eso puede causar infertilidad. No hay que olvidar que las enfermedades de transmisión sexual pueden producir cicatrices en el vas deferens del hombre, que es el túbulo que lleva el esperma al pene. Las toxinas ambientales como los metales pesados o la radiación contribuyen en algunos casos a este problema. Por otro lado, el uso prolongado de fármacos como los corticoesteroides, el tabaco o un consumo exagerado de alcohol puede interferir con la producción del esperma masculino. El baño frecuente en agua caliente puede inhibir temporal y parcialmente la producción del esperma. En algunas ocasiones, hemos visto casos en los que el vas deferens ha sido cortado inadvertidamente durante una cirugía previa para corregir una hernia.

Además de la historia clínica, en un examen clínico, el médico debe de revisar los testículos. Si los testículos son más pequeños de 2 cm de diámetro, o tienen nódulos, o son suaves en forma anormal, puede haber una posible dificultad en la producción de esperma. Otras de las enfermedades que pueden afectar al esperma son una vena varicosa en el cordón espermático llamada varicocele o una inflamación de la próstata llamada prostatitis, sore todo si es crónica. Las pruebas sanguíneas pueden ayudarnos a detectar un desarreglo hormonal, lo cual es raro, pero puede a veces ser la causa del problema. Existe la posibilidad remota de que un hombre sea alérgico a su propio esperma, de esta manera, su sistema inmunológico lo atacaría y lo destruiría como lo hace con un virus o una bacteria.

Según la ecología clínica, una de las causas de la infertilidad masculina en la actualidad, puede ser una alergia a ciertos alimentos. Por lo cual, en estos casos, es necesario, buscar los alimentos que actúan como alergenos y eliminarlos de la dieta.
También es necesario analizar el semen del paciente. El semen se mide y los espermatozoides se cuentan para revisar la cantidad de ambos. Además de esto, se deben de revisar la movilidad (la velocidad de nado de los espermatozoides) y la morfología (la forma de los espermatozoides). Algunas veces los espermatozoides se pegan en grupos. A esto se le conoce como aglutinación. Esto hace más difícil que un espermatozoide individual se desprenda y fertilice a un huevo. Luego se hacen otras pruebas para ver si el esperma puede penetrar una membrana, ya que así tendrá que hacerlo para fertilizar a un huevo.

Los tratamientos médicos para la infertilidad masculina se han hecho sumamente sofisticados ya que el número de personas masculinas deseosas de tener un hijo buscando tratamiento ha aumentado en forma importante. En la actualidad, la mayoría de las ciudades de cualquier tamaño cuentan con clínicas que se especializan en el tratamiento de la infertilidad masculina. Los tratamientos adecuados que los médicos podemos usar, dependen de la causa que provoca una producción disminuida del esperma. Por ejemplo, se sabe que el 39 % de los hombres infértiles tienen varicocele, el cual puede ser corregido quirúrgicamente por medio de un procedimiento relativamente sencillo. O, si el conteo de los espermatozoides o la cantidad eyaculada de semen es inadecuada, podemos los médicos artificialmente inseminar a la mujer con el esperma de su pareja para acercarlo al huevo más que lo que se logra con la eyaculación natural.

Si Ud. es una de estas personas que ha estado tratando de concebir y está preocupado pensando que puede ser infértil, existen algunas medidas nutricionales simples que Ud. podría intentar sin riesgo, aunque claro, siempre será ideal visitar a un médico. El lugar más obvio para empezar sería restringir el alcohol y el cigarro. Si Ud. goza sentándose en un baño caliente, las duchas son preferibles si en realidad Ud. está interesado en intentar concebir a un hijo. Existe una alta posibilidad de que Ud. pueda estar expuesto a metales pesados, tales como el mercurio, el plomo, el níquel o el cadmio. En ese caso, evite la exposición. Y si ya estuvo expuesto en forma importante, acuda a un médico que esté familiarizado con el análisis del pelo, el cual es muy útil para detectar niveles anormalmente altos de estos metales pesados. Además, los tratamientos son muy específicos dependiendo de la fuente de contaminación de estos metales y de los niveles y cronicidad de esta intoxicación. Los fumadores están expuestos al cadmio que contiene el papel del cigarro, y el cadmio es antagonista del zinc; esto puede entonces provocar una deficiencia del mismo. La bioquímica nos ha enseñado que el cadmio interfiere con la absorción y la utilización del zinc. No hay que olvidar que el cadmio también existe como un veneno industrial o como un contaminante. Al impedir la absorción y la utilización del zinc, el cadmio provoca disminución en los niveles de zinc en los testículos y es cuando se convierte en un factor importante en la infertilidad masculina.

El zinc es necesario para la formación del esperma activo y las secreciones de la próstata. También las secreciones vaginales son altas en el contenido de zinc. En la formación final del esperma activo, el zinc es firmemente enlazado dentro de la queratina de la cola del espermatozide. Esta queratina es parecida a la capa de queratina de la piel, la cual contiene y necesita zinc para una formación adecuada. El zinc en ambos casos está firmemente unido desde el punto de vista químico al azufre reducido en forma de grupos sulfihidrilos. Esta queratina en el espermatozoide tiene importancia para la movilidad activa.

El contenido normal mineral del esperma es el siguiente: zinc 20 mg por ciento, cobre 0.05 mg por ciento, sodio 281 mg por ciento (por eso sabe salado), calcio 25 mg por ciento, potasio 89 mg por ciento, magnesio 14 mg por ciento y azufre 3 por ciento de la ceniza.

La medicina ortomolecular, descubierta por el premio nóbel, el Dr. Linus Pauling, nos ha confirmado durante todos estos años que la deficiencia de zinc está relacionada con niveles disminuidos de testosterona, bajos conteos de espermatozoides y una movilidad pobre de los mismos. Varios estudios usando suplementos de zinc en hombres infértiles han mostrado una mejoría en la producción del esperma. En el Programa de Estudios de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara, en un ensayo clínico que realizamos, le administramos a 34 pacientes con un bajo conteo de espermatozoides, entre 20 a 50 millones por mililitro, 50 mg de zinc cada 12 horas durante tres meses. El resultado fue que más del 85 % de los pacientes mejoraron en su conteo espermático. Aquellos pacientes que no mejoraron fueron revisados nutricionalmente y les encontramos otras deficiencias dietéticas, principalmente de aminoácidos. Dentro de nuestra población en este estudio clínico, cuando los pacientes tomaron el tratamiento durante 3 meses y no mejoraron, fue necesario dejar el complemento del zinc e iniciar una complementación oral con cobre.

La razón está otra vez, dentro de los postulados de la bioquímica nutricional. Lo que sucede es que el uso a largo plazo del zinc puede interferir con la absorción y la utilización del cobre y se sospecha que su deficiencia puede ser un factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares. Por eso es muy importante no ingerir, sin supervisión médica más de 150 mg de zinc al día. Se sabe que una dosis de 300 mg o más puede alterar la función del sistema inmunológico.

Otro de los nutrientes que puede ayudar a mejorar la fertilidad masculina es la L-arginina. Es un aminoácido. Una deficiciencia de este aminoácido puede causarnos una movilidad y un conteo de espermatozoides disminuidos. No se sabe si la administración oral de complementos de la L-arginina es útil cuando no hay deficiencia. A los cinco pacientes que no respondieron al tratamiento con el zinc, les encontramos una deficiencia de L-arginina. La dosis promedio diaria que prescribimos va de 2 a 4 gramos. Les administramos la L-arginina durante 6 semanas y en todos los pacientes encontramos lecturas normales, tanto de movilidad como de conteo de espermatozoides. En otro estudio, se demostró una mejoría importante en los pacientes masculinos que no habían sido ayudados por otros tratamientos. En caso de que el paciente sufra de problemas renales o hepáticos, es indispensable que la arginina se tome solamente bajo la supervisión de un médico. En algunos casos se ha notado que empeoran los pacientes que sufren de herpes genital. Si ese es el caso, el médico conocedor de la bioquímica nutricional sabe que la L-lisina (otro aminoácido) puede ser útil en el tratamiento del herpes, tanto genital como labial o zoster.

La vitamina C, en forma de ascorbato de calcio, en dosis altas, también ha sido usada con éxito para prevenir la aglutinación de los espermatozoides y mejorar la calidad de los mismos. Debido a que la vitamina C actúa como un antioxidante, puede prevenir el daño en los espermatozoides dentro del cuerpo. Nuestros estudios clínicos han demostrado buenos resultados usando dosis altas de esta vitamina, pero siempre en forma de ascorbato de calcio o magnesio oral.

Referencias.

1.- Jameson, S. Variations in maternal serum zinc during pregnancy and correlation to congenital malformations, dysmaturity and abnormal parturition, effects of zinc deficiency in human reproduction. Linkoping University Medical Dissertations 37: 1976.
2.- Janick, J; Zeitz, L and Whitemore, W. Seminal fluid and spermatozoon motility. Fertility ans Sterility 22 (9) : 573-589, 1971.
3.- Kesseru E. and Leon, F. Effect of different solid metals and metallic pairs on human sperm motility. International Journal of Fertility 19;81-84, 1974.
4.- Mann T. Thie biochemistry of semen and the male reproductive tract. New York: John Wiley & Sons, 1974.
5.- Webb, M: Creed, H. amd Atkinson, S. Influence of zinc on protein synthesis by polyribosomes from the dog prostate and the dorsolateral lobes of the rat prostate. Biochimica et Biophysisca Acta 324:143-155, 1973.
6.- Underwood, E.J. and Somers, M. Studies of zinc nutrition in sheep The relation of zinc to growth, testicular development and spermatogenesis in young rams. Australian Journal of Agricultural Research 20:889-897, 1969.
7.- Stankovic, H. and Mikac-Devic, D. Zinc and copper in human semen. Clinica Chimica Acta 70:123-126, 1976.
8.- Shacter, A.; Goldman, J.A.; and Zukerman, Z. "Treatment of oligospermia with the amino acid arginine". Journal of Urology, September 1973, pp. 311-313.
9.- Solórzano del Río, H. Seminario sobre el uso terapéutico de los aminoácidos, CEDUCA, Universidad de Guadalajara, 1992.
10.- Solórzano del Río, H. Seminario sobre la importancia de los aminoácidos en la nutrición humana. Academia Mexicana de Medicinas Alternativas, México, D.F. 1992.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.