Nuestro planeta está enfermo

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y activista ambiental.


El 22 de Abril de 1970 se conmemoró por primera vez el día mundial de la Tierra. En aquellos días había poca conexión entre la forma que los economistas medían el progreso y las cosas que le interesaban a la gente. Había una creciente brecha entre lo que las estadísticas contaban y lo que realmente contaba.

Los organizadores del día de la Tierra en diferentes ciudades protestaron contra la contaminación del aire, los derrames de aceite, el yermo desapareciente, las autopistas de 8 carriles que atraviesan vecindarios, el DDT, el plomo intoxicando a mucha gente y muchos otros deterioros.

El bienestar humano está ligado más estrechamente de lo que la mayoría de la gente cree, a los grandes ecosistemas terrestres y marinos. Las emisiones de carbono no deben de exceder a la capacidad de la naturaleza para quitar el dióxido de carbono de la atmósfera y arreglar el aire. La tala de árboles no debe de exceder a la tasa de crecimiento de los árboles y debe de ser sensible a las necesidades de los complejos ecosistemas forestales. La pesca no debe de exceder a los rendimientos sustentables y los hábitats de desove deben de ser protegidos. La erosión del suelo no debe de ser más rápida que la formación del suelo. El agua no debe de ser extraída de los mantos acuíferos más rápido que en lo que se recargan. Todo esto es cosa del sentido común.

Entre las cosas que un activista ambiental puede hacer para ayudar a salvar a la Tierra, se encuentran las siguientes: firmar una petición ciudadana, boycotear un producto, apoyar a un grupo ambiental y votar por candidatos conscientes de la ecología.

La mayoría de los grandes sistemas biológicos del mundo están en un estado de colapso porque los hemos talado, pescado con redes de arrastre o cultivado para maximizar la producción a corto plazo. Ambas especies de animales y de plantas están desapareciendo a la tasa más rápida en 65 millones de años.

Hemos creado 2 agujeros gigantes en la capa de ozono, aumentando enormemente la exposición de la gente, las plantas y los animales a las radiaciones dañinas del sol.

Ahora, hasta recientemente unos investigadores probaron árboles genéticamente modificados para quitar el mercurio iónico de la tierra contaminada, para luego convertirlo en mercurio elemental volátil, el cual es liberado a la atmósfera. Parece que los investigadores creen que el mercurio atmosférico será inofensivo.

Hemos elevado la temperatura del planeta entero y hemos puesto en movimiento una serie de fuerzas inexorables que la elevarán mucho más antes de que podamos detener este incremento. Aún si actuamos ahora en forma decisiva, tomará muchas décadas para deshacer el daño causado.

La obligación moral primaria de nuestro tiempo es evitar la calamidad planetaria irreversible. Esta misión profunda es lo que hace el movimiento ambiental moderno, algo más que "sólo un interés especial".

Nuestros abuelos respiraban aire que contenía cerca de 280 ppm de CO2. Nuestro más reciente respiro contiene alrededor de 370 ppm de CO2. Nuestro aire ya contiene más CO2 que en cualquier otra época de nuestra historia.

El calor es una forma de energía, así que conforme aumenta la temperatura, más energía se acumula en la atmósfera para darle poder a las grandes máquinas del clima de la Tierra. Más agua se evapora más rápidamente, para más tarde ser regresada a la tierra en torrentes. Alguna de esta energía atmosférica es canalizada en tormentas violentas. Inundaciones, monzones, sequías y huracanes todos ellos están logrando nuevos récords. Por ejemplo, en 1998 fue el vigésimo año seguido con una temperatura global media arriba del promedio a largo plazo y tuvo muchos desastres extremos relacionados con la temperatura:
Por ejemplo, 2,500 gentes se ahogaron y 56 millones fueron evacuadas de sus casas por inundaciones en China.
La estación de monzón dejó dos tercios de Bangladesh bajo el agua por más de un mes y dejó a 21 millones de gentes sin hogar.
El huracán Mitch azotó a Honduras con vientos de 180 millas por hora y arrasó con el 70 % de todos los cultivos y dejó a 11,000 muertos.
Durante ese año 45 países experimentaron severas sequías. En la India, 3,000 personas murieron por el calor extremo.

A través de los trópicos y las latitudes medias, los glaciares se están encogiendo rápidamente. Los glaciares no polares del mundo han perdido casi la mitad de su hielo en los últimos 100 años. Un ejemplo, 100 de los 150 glaciares que había en el Parque Nacional de Glaciares en Montana en 1850 han desaparecido completamente y los 50 que quedan se desvanecerán dentro de los próximos 30 años si la temperatura de la Tierra sigue subiendo.

La visión que la mayoría de la gente y la mayoría de los políticos tienen del cambio del clima es la producida por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio del Clima (IPCC), el cual da proyecciones suaves del calentamiento global en un rango de 1 a 6 C al final del siglo, dependiendo de los modelos computacionales usados. Todos estos modelos asumen procesos que ocurren suavemente y en forma lineal, sin embargo no predicen cambios abruptos.

Los procesos reales de la Tierra no son lineales, frecuentemente involucran una retroalimentación positiva y efectos en el umbral que hacen surgir oscilaciones o brincos catastróficos, abruptos entre diferentes estados.

Conforme más y más datos sobre el clima antiguo se acumulan, se hace claro que el cambio climático abrupto es una realidad en muchas diferentes escalas y ha ocurrido muchas veces en el pasado. Abrupto en este contexto significa décadas, aun años, lo cual es en verdad muy abrupto en términos de escalas de tiempo geológico.

La tierra ha pasado por ciclos de calentamiento rápido seguido por un congelamiento cada 100,000 años aproximadamente, con subperiodicidades de 41,000, 23,000, 19,000, 10,000 años o menos. Y hay una correlación marcada con la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera.

Robert Dickson, hidrógrafo cree que el cambio climático abrupto ya está sucediendo. Dickson espera que estos cambios (en las presiones atmosféricas entre el polo y las regiones de altitud media) retrasen la circulación termohalina y aceleren el ciclo global del agua entre la atmósfera y los océanos.

Hay un aumento en la salinidad del agua más hacia el Sur, a través del Atlántico sur ecuatorial, lo cual puede explicarse por un aumento en la evaporización y eso acelerará el ciclo del agua entre la superficie de la Tierra y su atmósfera.

Análisis y modelos del cambio climático abrupto durante la última glaciación hace 11,000 años también sugiere que el acontecimiento puede haber sido disparado por cambios en la circulación termohalina en respuesta a pequeñas perturbaciones en el ciclo hidrológico. Entre más fuerte es la circulación termohalina, más ciclones tropicales ocurren y áreas más grandes tienen temperaturas cálidas de superficie marítima.

Por todo esto, se deben hacer todos los esfuerzos posibles hacia una acción pronta para mejorar el calentamiento global y prevenir que algo mucho peor suceda.

Las tres grandes "R" de los activistas son reducir, reutilizar y reciclar.

Reducir, en pocas palabras significa comprar productos duraderos con vidas útiles más largas en vez de comprar productos de usar y tirar. También significa tener más cuidado en todo lo que compramos. Podemos decir que en otro sentido significa considerar a los bienes como inversiones que se acumulan como parte de nuestra riqueza, en vez de cómo un consumo que nos la quita. Por otro lado, reducir es evaluar lo que realmente necesitamos, eliminar el desorden y encontrar una forma de afirmar nuestra individualidad y nuestro status más que a través del volumen de nuestras posesiones.

Cuatro de cada 5 contenedores de vidrio que son fabricados hoy se usan solamente una vez y luego se tiran. Casi siempre tiene un sentido económico y ambiental reutilizar las cosas repetidamente y hasta comprar bienes usados.

Con relación a la última ere, podemos decir que el reciclaje puede ahorrar cantidades asombrosas de energía. En promedio, estos son los porcentajes de la energía ahorrada al reciclar los siguientes materiales versus obtenerlos de recursos vírgenes; vidrio 31 %, papel 35 %, acero 61 % y aluminio 95 %.

Imagínese cuánta más energía podríamos ahorrar al aumentar nuestras tasas de reciclaje de todos estos materiales. En la actualidad, solamente reciclamos el 23 % del vidrio, el 35 % del papel, el 32 % del acero y el 38 % del aluminio. Por todo esto, los consumidores debemos de buscar productos que tengan el más alto porcentaje de contenido reciclado post-consumidor. Al hacer esto, podemos establecer un mercado, mandar un mensaje a los fabricantes sobre este asunto y lo más importante, cerrar el círculo (The oficial earth day guide to planet repair by Denis Hayes, Island Press 2000).

Si hay una forma de innovación industrial de la que podamos definitivamente prescindir, es la clase que está continuamente produciendo nuevos contaminantes orgánicos persistentes - toxinas tan potentes y duraderas que las emisiones actuales pueden todavía estar causando cáncer y malformaciones congénitas dentro de 1,000 años.

Ahora hay más de 20 millones de químicos sintéticos y ese número está incrementándose por más de un millón al año. Como un promedio global burdo, se sintetiza un nuevo agente químico cada 27 segundos al día. Muy pocas de estas substancias llegan alguna vez a la producción comercial -- algo como el 99.5 % permanece como curiosidad académica o es rápidamente olvidado en los intentos para producir un nuevo plaguicida o solvente. Pero cada año, unos 1000 nuevos compuestos entran en la economía química, ya sea como ingredientes en los productos terminados o como químicos intermedios usados para hacer otros químicos. El número total de químicos sintéticos en el comercio es probablemente de unos 100,000. Pero el número total de químicos sintéticos en el medio ambiente es probablemente mucho mayor por los derivados (como las dioxinas) generados no intencionalmente durante la producción y por los productos de la descomposición que resultan del deterioro de substancias comerciales (World Watch magazine, by Anne Platt McGinn, Vol. 13, No. 2, 2000).

La mayoría de estos químicos sintéticos contaminantes orgánicos persistentes tienen efectos nocivos contra la salud, no sólo de los seres humanos sino también de los animales y las plantas.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos empleando la forma aquí disponible, escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.

TERAPIA BIOQUÍMICA NUTRICIONAL

Si tiene dudas o comentarios puede escribirnos directamente a nuestro correo o llamando nuestra línea telefónica. Queremos saber su opinión.



Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

NOMBRE:

EMPRESA:

TELÉFONO:

E-MAIL:

COMENTARIOS:




Los Alpes 1024, Col. Independencia.
C.P. 44340 Guadalajara, Jal. México

Tel. +52(33) 3637 - 7237
        +52(33) 3650 - 2537
Fax. +52(33) 3637 - 0030
E-mail: hector@solorzano.com

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Solórzano del Río, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Solórzano le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.

Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Solórzano del Río.



© Copyright Terapia Bioquìmica Nutricional. Todos los Derechos Reservados.